Archive for the ‘sevilla’ Category

Mi mamá me Mima

agosto 24, 2014

Mi Mamá me Mima

8:00 am. domingo 24 de agosto…Ardiendo voy saliendo de mi madre…

A ella la impactó un “rochabus” conmigo dentro. Ilusa, despeinada reclamaba una Universidad y una justicia que nunca llegaron a Lima – Perú, ni en esos años, ni siglos después. Era delgada, liviana,  casi traslúcida como un poema raro salido del desamor. Ella repetía orgullosa: había nacido envenenada .Se había escapado con mi padre para inventar como  en toda felicidad, cosas que  nunca fueron .Se querían mucho, por eso se hicieron tan terrible daño.

Tenía piernas  fantásticas como aquellas que  suplican las sirenas. Su acento detenía el rumbo de ciertos pájaros. Los hombres creían que era buena, aunque ella juraba ser la mala de las radionovelas. Al final ese capítulo quedó sin aclarar, la acompañó tercamente en su deriva. No había manera de admitir que tan buena es la maldad en ciertos casos, como desastrosa la bondad, la mayoría de veces.

Mi madre tenía el don, hacía que los millonarios descubrieran su soledad  en medio de humaredas, rayitas blancas buscando el negro de inexistentes cebras y whisky “on the rocks”.  Ella era esa piel canela  alucinada que sueñan los hombres tristes  cuando sus mujeres no les dan  suficiente  dolor para catalogar el verdadero amor.

Sonambuleando pasillos de oficinas  sus vestidos eran imanes, haciendo olvidar al personal que vendían casas, armamentos y barcos  fantasmas hundidos con el peso de la realidad. Era mecanógrafa, taquígrafa y fumaba cigarrillos mentolados. Se había enamorado de un demonio, ese aprendizaje la ayudó a ser más feroz a la hora de defenderse de la vida. Leía revistas de cine  en color sepia, sus labios se llenaban de palabras distintas cuando soñaba que era la chica por quien King Kong caía agujerado desde el Empire States .Ella quería ser rescatada así, cualquier 28 de julio,  con zapatos nuevos, bandas militares, helados multicolores. Mi madre suplicaba a Humphrey  Bogart para que al final le dijera  que el avión partía vacio y  los tres se iban a vivir un “ménage à trois “ bendito. Ella deseaba hasta las lágrimas que un gánster la ametralle justo subiendo las escalinatas de una iglesia vaticana, vestida de blanco para casarse con el pobre de Elliot Ness, recto policía y por lo tanto, tonto. Ella soñaba con Moisés abriéndole el mar parar llevarla de compras, cómplices  divertidos e inconscientes por  haber empeñado las tablas de la ley. Para ella Tarzán tocaba un  twist en el medio de la selva mientras ella bailaba con Alí Babá,  secreteándose los modos para deshacerse de ese pobre  infantil hombre mono, que además era  un malcriado inglés.

Ahora , Susana cuenta maravillada:

Se fue la luz eléctrica cuando naciste. La riqueza  vivía tan lejos, su luz no alcanzaba para alumbrarnos y tu padre,  sin embargo nos quería como aquel que encontró un diamante en un muladar limeño. Tu padre era el niño más inteligente del Perú, concursaba de pueblo en pueblo en un programa radial: “Quien estudia triunfa”, así lo conocí. Era guapo, alegre pese así mismo, trapecista de las palabras…  Con unos dientes que brillaban tanto, que las mariposas encandiladas en él, creían que era el reflejo fulgurante de las aguas al mediodía y querían zambullirse en su risa estrepitosa, aunque acabaran ahogadas. Tu padre era chistoso como nadie incluso cuando me insultaba maldiciendo que yo era una puta gratuita y me acostaba con cualquiera, aun así, yo le quería….

Tu padre vendía periódicos, muñecas extrañas, sillas desarmadas, santos deformados  por las polillas, fotos de muertos y libros en un triciclo mientras se hacía abogado. Le escribí la tesis mecanografiada, sin faltas de ortografía, en medio de revoluciones  de opereta que duraban menos que un periodo menstrual. Así gané sus besos, que eran sofocos de incendio, abandonando a la vez el sueño de ser también abogada. Me cantaba  valses criollos  donde una víbora era su amor y yo, un testigo cruel desmaquillado, oliendo a Parera de España, con los vestidos cada vez más lustrosos por el uso y el abuso…

Has sacado la voz de tu padre .Él nos dejó  abandonados como flores dejadas en las tumbas, A pesar de eso, le quise tanto, tanto…  muchos hombres pasaron después de él, fueron sustitutos inútiles de algo que solo él tenía  entre su cabeza y sus pies, entre su olor y el cielo que dibujaba para mi, entre  sus labios y mi boca cerrada, para no espantarlo…

Por eso Richard ¡Cuídate de algunos hombres!, Son nuestra maldición ancestral, no dejes de cantar…, Ellos se alejan ante la magia o actos sobrenaturales. No dejes de cantar  porque su política de destrucción masiva se diluye ante la belleza de lo natural…Entrega esa  mínima parte de tu corazón que sirve para hacer crecer semillas o ideas, no les dejes el portón abierto de tus secretos, dales placer a cucharadas inverosímiles,  como quien hace media paja a un perro, así nunca desertarán de seguirte… Cuídate de los que venden humo, poder y “días que vendrán”…

Báñate  con flor de luna y pinta con sal su nombre en la nevera. Llora siempre detrás de una puerta que ellos no sepan abrir. Échales ceniza en las plantas de los pies para así poder localizarlos en tus sueños perdidos…

Richard, este cumpleaños recuerda, has nacido para provocar, para hermosear  la parte triste de las gentes, para darle cuerda al reloj eterno de la vida…para entregarte en “carne y hueco” al amor.

 

Richard Villalón

Sevilla , Sábado, 23 de agosto de 2014

 

 en el rio peque

Anuncios

Richard Villalon en Torreblanca “Villaloncicos”

noviembre 17, 2010

Centro Cívico Torreblanca “Juan Antonio Gonzalez Caraballo”

Presenta a Richard Villalón

“Villaloncicos” Canciones por /para Navidad

Jueves 9 de Diciembre 20:00 hs.

Dirección: Plaza de Salvador Valverde, nº6 , 41016, Sevilla

Teléfono :  954 475 740 Entrada Libre

 

www.richardvillalon.com

 

Las canciones de Navidad siempre han sido un pretexto sentimental para apaciguar las aguas del desencanto. Aguas caminadas por  Dios durante siglos, en sus diversas versiones. Un dios  consolando al ser humano de sus desgracias  sociales, sus frustraciones íntimas. Perdonando su propia obra, en un oficio ególatra  despiadado.

Escoger canciones  en Navidad es apaciguarnos. Ningún villancico ha detenido una guerra, la subida del pan, los recortes  presupuestarios .El sentimiento de la desigualdad social nunca se ha mermado con voces angelicales.

Corren tiempos donde la naturaleza del hombre cotidiano en sus  eternas migraciones va reconciliándose con el sentido vital de la solidaridad .La causa social con el sentido primigenio de la tribu. En estos tiempos  la esperanza sostiene. Para que reverdezca se intenta poner en pie canciones cantando al  ser humano y su universalidad. La pobreza, el desempleo, el desequilibrio social nos ha democratizado.

Un niño jugando con una pelota de trapo en Buenos Aires es el mismo, que  en este momento está jugando en el extrarradio sevillano. Una mujer  vendiendo pan en los Andes de  Bolivia es la misma que trabaja sometida en un McDonald’s  de Bruselas. Un policía persiguiendo narcotraficantes en Colombia es también un aduanero portugués deteniendo a un camello  en Lisboa. Un africano  capturando mariposas en Benín, es el chino que vende todo a euro en cualquier esquina de nuestras calles.

Las canciones de “Villaloncicos” Canciones por /para Navidad no  aplauden ningún acto de injusticia, no se someten al mensaje edulcorado de la Navidad  de las grandes superficies. No tienen límite de crédito, tampoco intereses  en letra pequeña.

Villalón canta canciones para recordarle a Dios su condición de intocable, infinito, lejano. Canciones de América Latina vestidas de canciones europeas. El mestizaje sin contubernios comerciales. La expresión de un cantante afincado en un lugar  encrucijada donde la raza ha asistido por siglos a múltiples mezclas bien agradecidas. Villalón juega y recrea en “Villaloncicos” las navidades  con una óptica  optimista sin llegar al humor involuntario .Localizada en la lucha eterna entre el dolor y el amor.

Villalón cantante, actor, escritor  y maestro. Unas veces aceptado y otras veces callado, esta vez, canta y cuenta bajo los distintos ritmos de esa América paradójica, racial y emprendedora .Esa Navidad de la otra parte  del mundo. Viviendo en Sevilla se ha involucrado con estos cantos tradicionales españoles, se atreve este año  a financiar con su maravillosa voz de contratenor, su sencilla puesta en escena, un paisaje y un panorama donde moros y cristianos, los de aquí y los de allá, han logrado conciliar y sentir a un Dios menos riguroso, más íntimo y más rítmico.

Panalivios, rancheras ,chacareras ,extracto de la Misa Criolla de Ariel Ramírez, canciones de cuna de Atahualpa Yupanqui ,canciones folklóricas de Violeta Parra, folklore negro peruano, música de recopilación de Venezuela y sobre todo la poesía confrontada entre las dos orillas Atlánticas. Algún villancico popular del repertorio de campanilleros.

Acompañado por el genial músico argentino Javier Pereyra.

Eso es “Villaloncicos” Canciones por /para Navidad

Por Sino

mayo 8, 2009

encantadorBabosa Ariolimax, la que tiene la costumbre de arrancar, masticar y, a veces, tragar, el pene de la pareja una vez finalizada la cópula. En algunas especies, se arrancan el pene y lo insertan en la vagina de la pareja para impedir nuevas cópulas.

 

Esto es tramposo .Una silueta hospedada en la cama espía estas horas bajas ¿adonde andarás?

Juramos en el último trago, habría rancheras solo en caso de incendio. Soporté como un hombre el código letal de tu lenguaje. Subiste muchas veces al balcón vestido de charro tentando al vacio, metiéndome el miedo de perderte. Aun hay avenidas y bocinazos en mi corazón cuando tu piel, asoma en otra fiebre. Lo nuestro era sexo puro y volviéndome feliz, sentaba fatal. Mi religión era  la oscuridad. Sumergías mi alegría para sacarme antes del último suspiro, fui tu objeto desaprovechado .Un cuaderno en blanco, un plato colmado de sopa, un tequila envenenando el vaso. Sabías asfixiarme, hacerme temblar, sentía al mundo compadeciéndome como perrito extraviado en una gasolinera…

Me maltratabas bien, no lo voy a negar, sabías llenarme de relojes desorientando mi horario. Antes de cagarla, me dejabas revolcar en el fango viscoso de mi soledad. ¿Donde andarás?

Tus labios tragándome son cicatrices  negras  en mi tez sedienta, transparente, alucinada. Después de muchos años esta tarde me dejo arrastrar por la corriente. Sería verdad, el amor es amargo y tiene cuello de… ¿lija? Nuestras coincidencias fueron acertijos blindados lavando platos en la amanecida.

Cada “Noche de Muertos” parecíamos inmunes usando el talismán del amor apasionado, recuerdo insomne habernos atrevido siempre demasiado. Amaba que me matarás de una palabra, amabas que te matara de un timbrazo. Vaya torpeza de verdugos aprendices, colmándonos de besos y cines de madrugada

No te dejo de pensar. De recapitular mientras  España me deja ciego y la lluvia sorprende la suela de mis zapatos probando otra de realidad.

Éramos hermanos siameses, la gloria de la desadaptación. Cantaba  canciones profundas, mientras asaltabas a los demás pidiéndoles  corrección. Eras del PRI, yo extranjero…Una mascarada, un circo espectral. La democracia menos acertada…

Dejabas tus papeles en el escritorio, parecían cargar animales extraños. Muertos ocultos, pasadizos de roca, torturas con agua gaseosa. La casa entera sonaba a rezos. Eras hermosamente malo, perfecto para cualquier ejecución. Mis amistades  me miraban como a un condenado. Tus dedos conocieron mis agujeros a fondo, tus ojos oscuros taladraron la solidez de mi integridad. Tu sudor se hizo mi mar y tus jadeos, mi hambre.

Eras algo muy mío, tus pezones dañaban la cavidad de mis encías descubriendo tu entrega de caracol arrastrado por mi humedad. Que corrientes pudimos ser, la educación a la mierda, Tu licor  dejó de hacerme resistente al desamor.

El bueno y el malo, el bello y el bestia. El ángel endemoniado y el demonio angelical. Vaya personajes que encarnamos. Travestidos, mutantes y sedientos. Tóxicos el uno para el otro, exactos a la hora de pelear, intactos a las súplicas.

Nuestras ventanas  reflejaban perplejidad. La nevera socorría nuestros infiernos. Te quise mucho, seguramente más de lo que me atrevo a confesar. Tu revólver  nunca pudo sacarme esa verdad. Ni tus persecuciones nocturnas, ni las estampitas que dejabas ensangrentadas en el parabrisas de mi coche. Te quise mucho y el sabor de tu bigote me traía amargado. Éramos dos seres distintos encadenados uno a otro. Subíamos nuestra piedra de dolor cada veinticuatro horas para volver a cargarla igual que cualquier infinita maldición. Nunca paramos.

Ninguna brujería del mercado era más potente que nuestros gritos cuando llegaba la explosión del orgasmo delirante, expansivo, cruel. Ningún  sicario fue más sanguinario que verte desnudo, violento, bañándote de mi, llorando desesperado por no saberme dejar.

Que bien nos hicimos el mal. Salías con tu traje de gánster. Cuando te veía bajar al estacionamiento, soñaba con escuchar ese estallido que la noche anterior había imaginado para eliminarte.

Quería verte repartido en mil pedazos. La migas de tu corazón pegadas en un semáforo. Tu “chile” (*) sangrando, Si no mío, de nadie.

Que desaparecieras de la guía telefónica. Quería que tus opositores políticos se encargaran de hacerte pagar  el dolor que habías inoculado en mi vida.

Pero  a los diez minutos tu olor me dejaba convencido, la cura sería peor que la enfermedad. Te amaba a mares, a cuerdas anudadas, a llantos enceguecidos, a muchos kilómetros más de los que pudiera caminar. Te amaba tanto ¡Cabrón! ¡Puto! ¡Hijo de la Chingada!

Viví meses hipnotizado en la mesa, sentado, temblando al oír tu llave en la puerta. Mi cuerpo electrificado confundía las ganas de  empalmar, con las ganas de llorar y las formas  de mear. No atinaba a escapar. Pretendía vivir toda la vida a tu lado. La muerte entera,  juntos. En las afueras de mi alma alguien había advirtiendo:”Uno siempre cae enamorado de su verdugo”. Aun así he caído en la trampa del recuerdo. Vivo intranquilo temiendo tu fantasma. El sabor limón de su boca y la sal de su sombra inexacta… Vivo desenfocado en esta felicidad que no me resigna. En esta ciudad desdentada, sorda y vigilada por el miedo feroz de los correctos. En este rio que se ríe de mi risa nerviosa, provocada por tu quimérica ausencia dentro de mi cuerpo.

 

Richard Villalón

Sevilla, viernes, 01 de mayo de 2009

www.richardvillalon.com

 

 

 

 

(*)polla, julio martinez con paperas, coyoma, cabeza de gato ,el sin orejas, el guanaco ,boca de pescado, tula ,el Troncoso, arrollado de venas, pichula ,el micrófono ,la salchicha ,espinilla meona, el niño, nepe, maso, turula, el lord vader

manguaco ,corneta ,guañaño, dick ,poronga, verga ,suancito, el empalador ,hermano chico, tronco, miembro, miembrillo, Ñañito, amigo del alma, moquilleitor, espíritu santo ,chino con beatle, cuchillo de carne, amigo de la manuela, pirulo ,pirula, pirulín manguera, compañero de toda la vida, palo, dedo del medio, dedo sin uña, colloma, coronta de choclo, cabeza de alcancía, cogote de pavo, pinga…

La Feria y El Fiera

abril 29, 2009

feria20de20sevillaCon amor inexplicable para Corín Tellado

¿Viajarán estas gotas por la superficie de tu piel? Será tu traje enrarecido, flotando sobre la cama, naufrago de nosotros dos, testigo mudo de cómo tus manos recorrerán esos centímetros planos a donde llegué asaltándote. Es verdad, nunca te amaré, lo nuestro es puntual, casi burocrático. Dos seres enjaulados responden siempre así, como ese horroroso grupo sevillano, los”Siempre Así”. La derecha canturreando, poca gracia poseen los afortunados. Fofo y glotón es el mensaje cuando en tu vida nada ha faltado. Marionetas de príncipes despidiendo solterías, músicos imaginados, estudiados como mal ejemplo.
Una luz, intensa luz en medio del barullo de la caseta, calló todo ruido, toda sevillana machacona .Llevabas tres rebujitos entre pecho y olvido. Al atravesarnos con la mirada supe entender esa señal seca que marca el peligro indicando una detención violenta.
La Feria tiene garganta profunda, es una comunión de fiesta circular. Hay que celebrar, aplaudir, encomiar, exaltar. Este año celebramos haber esquivado milagrosamente al paro, toro bravo, lo eludimos con la verónica insensata del “Dios proveerá”. Celebramos que los bancos han quedado cojos y las catenarias del tranvía una vez más nos las han metido sin doblar. Martha aún flota en el miedo, es un río persistente. Se desvanece entre basura, jirafas de peluche y policías implorando confesiones. La impotencia ante tamaña crueldad hace reclamar firmas, en vez de mejorar ciertos corazones antes de lo ocurrido. Nos distraen de aquello más oscuro, la cola enredada de lo siniestro, el plan infinito del eterno poderoso. Debieran condenar perpetuamente a los gestores de la pornográfica pobreza, para eso nadie se atreve a recoger firmas.
Celebramos a un negrito estadounidense dominando un extraño despacho oval lleno de botones y pastillas .Celebramos que los rusos son como los osos: Devoran a su presa viva. Angela Merkel en realidad es una institutriz y Sarkozy defiende su cabeza recordando guillotinas.
Sevilla esta plagada de disturbios, la gente pide culpables .Miles de casas están sin estrenar, recién construidas, blindadas por falta de hipotecados y confianza en el porvenir.
Las ferias siempre serán detonantes. Allí se reconocen los miembros de una tribu y cada año los desparecidos son tragados secretamente por la desdichada mano del azar.
La feria en verdad es una vitrina donde la vanidad usa maquillajes imperfectos.
La rutina del ser perteneciente se diluye con la lucha de ser alguien reconocido.
Este año faltarán los que el destino tragó de un golpe, sin eructos.
Constructores, empleados del Corte Inglés. Secretarias alucinadas viendo vidas ajenas más brillantes que sus uñas de porcelana falsa. Funcionarios de La Junta separados por el extremo rigor de las jerarquías rancias. Abogados engominados, tiesos en su sonrisa. Señoras inoperantes cargadas de lunares y flores abstractas. Señoritos sobreactuados tirando de fortunas viejas como sus caballos. Itinerantes sociales cargados de artículos fugaces iguales al humo de un cigarro. Señoritas bien que viven mal, mujeres malas viviendo bien. Sevilla se consuela diciendo: “Siempre así”
Perdido en esa algarabía te encontré. Sonriente y trajeado, zapatos castellanos, tu novia huyendo de la santidad y tus pies cansados de no querer bailar.
Cargamos mucho los que llevamos secretos. Lo secretos son una especie de granito donde se han esculpidos cruces y pecados, deseos y verdades.
Como dos imanes atraídos hacia un abismo inoxidable, cual cauce irremediable del Guadalquivir, como un arzobispo excitado discursando acerca del condón. Como un alcalde fascinado por la Giralda del poder, como dos “canis” abducidos por la magia de una cadena. Como un tatuaje para un niñato decadente, como mi madre escuchando mear a mi padre, como los prestamistas y sus teléfonos torturantes. Así, con esa naturalidad, atraídos silenciosamente, nos acercamos.
Preguntaste si era extranjero. Pregunté si tus ojos coloreaban el aire anochecido.
“Siempre así” sometidos a la estupidez de las preguntas obvias nos fuimos al estacionamiento del Charco de la Pava ¡Qué pavos! Llevabas los vasos de novia para tu “rebujita vida”. Entrando al coche, el mundo y la “Calle del Infierno” colmaron compartimientos sellados íntimamente, clandestinamente. Apareados contra natura, sin escalas, nos deslizamos por la montaña rusa del dolor liberado. Nos bebimos como la ultima gota de una botella antes de pedir otro deseo, nos embarramos como un buzo buscando desaparecidos. Enmudecimos tanto, cualquier palabra hubiera estallado como bomba lapa en nuestra ruta adolorida. Jamás se comprueba el final del dolor dando paso al placer, su rumbo circular y ciego tortura una vez que el amor se cansa de respirar.
” ¡Qué te guste quillo, hasta que te cagues! ¡Soporta hasta que no te duela, cabrón! “Hipnotizados, adheridos, acalambrados, felices y fugaces. Ojala fuera Siempre así… así…así
Querido feriante, estudiante de derecho, empadronado, vecino “de toda la vida” en Los Remedios, hijo de líder andalucista y madre persignada, dueño de pezones estrábicos y fimosis mal operada. Me estoy bañando de ti, mi mujer supone que las gambas de la feria me han caído mal. He vomitado la ensaladilla pensando la profundidad de tu boca, la aspereza de tu sexo afeitado. Estoy seguro, tu traje azul escucha el agua corriendo sobre tus nalgas, a lo mejor lloras. ¡No puedo llorar! Olvídate de mi, menos de lo hecho. Trataré de olvidar preparando mis enseres de médico, jefe de planta en el Virgen del Rocío, este Abril alergénico del 2009 durante la Feria .Imaginaré alucinado tus pies en otros seres. Te juro no pisar rabiosamente el pedal de la velocidad del olvido, en gentes como yo: Heterosexual disidente, pío, pijo convencido, decente.
“El paro volvió a subir en marzo y ya supera los 3,6 millones” repite la voz de mi alma. Agradezco haberte raptado, haberme escapado del mundo. El tiempo exacto e infinito de una convulsión feroz…

Richard Villalón
Sevilla, Abril de 2009
http://www.richardvillalon.com