Archive for 5 diciembre 2014

It Girl y los Brebajes

diciembre 5, 2014

isabel-chiara-collages-6

It Girl y los Brebajes

En el selfie  salgo con cara de dragón asesino del Príncipe Azul – Joder, raro perro verde- queriendo rescatar a una   niña-mujer  con trenzas largas, uñas cortas, sonrosado maquillaje vintage.

Difícil es ser una Fachon Victim , Zara me tiene hasta los huevos. La última vez, en la fila de la disco habíamos seis con el mismo vestidito, los complementos eran lo salvable,  nos diferenciaba .En la foto éramos esas muñequitas en una caja, las regalaban para los niños  de la caridad…

¿Qué hago? es “Juernes”, los laxantes y la dieta de la miel de arce no dan resultados visibles. Los sábados son para ser la reina de la disco. Reinar sería olvidar este mierda trabajo de teleoperadora, estos pollones inútiles. Mi madre gritando, cigarrillo entre los dientes, prediciendo: “Hagas lo que hagas tendrás esas putas cartucheras” Heredadas de ella. En su pueblo le decían “La John Wayne”

Desde 1927, el término “It Girl” se ha extendido más allá del mundo del cine, a quien en la sociedad, la moda o las artes escénicas se puso de moda en el momento, y eventualmente a meras “celebridades de los medios”. Edie Sedgwick, musa de Andy Warhol, fue apodada la “It Girl”.

El escritor William Donaldson observó que, tras haber sido inicialmente acuñado en la década de 1920, el término fue aplicado en la década de 1990 para describir “una mujer joven de sex appeal notable que se entretenía comprando zapatos y yendo a fiestas.

Al menos, si estos cabrones no apagaran la luz dentro del coche, por educación ciudadana, compasión cristiana. Si no exageraran subiendo a tope la música, mientras follamos los  sábados en el fondo del estacionamiento después de la “Botellona”…

Quedan borrachos los guapos cachas, ciclados durante la semana, aturdidos de alcohol,  pastillas  con smiles. Esos macizorros guarros, ignorantes de cómo hablarle a una mujer, a una mujer de mi clase. Quedan los tirados, los recojo suponiendo aprovechar el resto de una servilleta usada de papel.

Los beso, mientras ellos  escabullen  sus labios de mis labios. Los beso como príncipes liberadores, les como lo comible, rasurado, tatuado. Siento el olor de su ropa interior, falsos Calvin Klein, falsos como ellos mismos. Sin suavizante Mimosín concentrado cincuenta por ciento más de oferta… Raspando mis labios, sintiendo entre la amargura y el deseo compulsivo,  el peso asqueroso de su mano empujando mi nuca  hacia su centro. Escruto escrotos, sin besos, ellos retorciéndose en la vía libre del placer .Ignorando  mis pezones endurecidos  sin suavizante concentrado, erizándose… ¡A tomar por culo, mi castillo y mi perfil Facebook de Princesa! Siento sus dedos apretando. Ningún atisbo de aquello llamado amor.

En Reino Unido, la etiqueta “it girl” ha sido amplia y sistemáticamente aplicada por los medios de comunicación desde mediados de 1990 a Tara Palmer-Tomkinson y su amiga Tamara Beckwith, quienes provienen de familias adineradas.

¡Digooo…! Paso de uniones. Mi marcha es buscar marcha, ponerme a tope, loca de frio y calor, llena de orificios cual medias de flamenca después del zapateo.

¡Es mentira, busco algo real! Paso de sobresaltos después de media hora sin mensajes wassap.  Busco alguien poniendo su afeitado pecho para esperar  hipnotizada estrellas fugaces, pedir temblando de frente, el deseo de ser feliz…  Por supuesto perder las cartucheras, vivir en Ibiza hasta morirme de tripis, anfetas, ketamina. Aparecer en  Hombres Mujeres & Viceversa… Decirle al mierda del Ivan ¡Fui yo quien te dejó, Carajote! No tú, cuando te fuiste a Alemania para trabajar de mecánico. Si luego allí te volviste chapero, ese no es mi problema, tronco.

Necesito un brebaje mágico, para al tomarlo brillar como luciérnaga fosforescente, delgada hasta la envidia, sobre estilettos de vértigo. Los tíos cayendo desarmados, babeantes a mis pies. Algo fuerte para evitar esta vida dolorida, reír de verdad,  con esta boca de chicle  evitando el mal olor. Burlarme sanamente de mi misma, cuando harta de agua, meo y meo tratando desesperada de limpiarme el asco de vivir en un blog , subir el ascensor entre grafitis, luces ahorradoras de energía y camellos  asegurándome que lo que traen me llevara al cielo.

Necesito una pócima como aquellas que cuentan de las indias americanas donde sus hombres cazan búfalos y les traen  lágrimas de ámbar para mejorar su  turbia suerte. Una poción donde nadie pregunte si estoy de alta o de baja en la Seguridad Social. Un bebedizo  para enloquecer a un estudiante de derecho con gafas de Armani legítimas, no de China,  y me lleve a Simón Verde a presentarme a sus padres y la boda… en la Macarena…

Un brebaje para olvidar la descolorida vida de mi madre, su  desastroso limpiar escaleras. Un bebedizo alquímico ancestral para olvidar a mi padre,  animalito brillante de bar por las barbaridades que suelta acerca de las mujeres, ganándose así el apodo de Conan el Bárbaro, por rubio, sudoroso y bruto…

Por eso mismo escribo este blog de  It girls .Soy moderna al extremo  de admitir que el narcisismo, el metrosexual, los lumbersexuales y hasta  el tecnosexual es muy difícil de entender cuando se acaban los megas de bajadas  del móvil y Wikipedia no alcanza a explicártelo claramente.

“It girls” modernas

Kseniya Sobchak ha sido descrita como la “It girl de Rusia”. La actriz y ex modelo estadounidense Chloë Sevigny fue descrita como “it girl” por Jay McInerney de The New York Times a principios de los 1990 debido a su condición de empresaria de la moda.

It Girls (2002) es una película documental dirigida por Robin Melanie Leacock, que narra las actividades de un grupo de la alta sociedad de Manhattan durante la Semana de la Moda de Nueva York.

En la serie de libros para adolescentes de Lisi Harrison, La Pandilla (The Clique), situada en una escuela sólo para chicas, el término se utiliza en un sentido ligeramente diferente: mientras que la líder de la pandilla del mismo nombre es descrita como la “alfa” o “Abeja Reina”, su mano derecha o “beta” también se denomina “It Girl”, siendo físicamente más atractiva.

La actriz argentina Calu Rivero ha sido apodada por los medios de comunicación locales como la nueva “it girl” del país, al ser un icono de la moda y popular entre los jóvenes.

En Corea se ha nombrado a Suzy (Miss A ) , una actriz-modelo-cantante-bailarina- maestra de ceremonias como la It Girl de Corea. Conocida como Nation’s first love (Primer amor de la nación), ella ha ganado mucha fama en los últimos tres años (2010 – 2012 – 2013), teniendo “eso” que atrae a todo el público.

Otra It Girl muy conocida es Alexa Chung, que también escribió un libro que describe su vida.

Vaya coñazo ser una It Girl, ¿Por qué no me conformo con  Chony poligonera? ¡¡Me cago pa´ ti, Angelina Joli!!

Richard Villalón

Vaya coñazo ser una It Girl, ¿Por qué no me conformo con  Chony poligonera? ¡¡Me cago pa´ ti, Angelina Joli!!

Anuncios